Transfer Drawings

“Yo estoy dibujando a través de él” explicaba Oppenheim.

Hay profesores que marcan un trazo bien fuerte (que apenas puede ocultarse imitando ser invisible) sobre nosotros, nuestra mente, lápiz y corazón.

Sin duda, yo he tenido la gran suerte de tener cuatro grandes profesores en mi primer contacto con la asignatura de proyectos en la Universidad de Sevilla.

Creo, que podría decirse, que en cierto modo, dibujo a través de ellos y mi visión de arquitecto nació con su lápiz trazando sobre mi espalda, mientras yo interpretaba a mi manera esos trazos en un cuaderno en blanco.

Recuerdo la clase en la que aprendimos algo acerca de Oppenheim y sus Transfer Drawings.

Se hizo un silencio presente en toda la sala. Las palabras del profesor penetraban de forma enigmática en nuestra mente y asimilábamos una gran certitud: “En cierta medida uno siempre dibuja a través de los otros, como los arquitectos a través de sus maestros o los estudiantes a través de los suyos… El artista es el maestro del eco”.

Es importante el aprendizaje así como la enseñanza. Hay maestros que logran motivar a sus alumnos a mover cielo y tierra, a devorar bibliotecas y a mirar cada calle de cada ciudad con una mirada exhaustiva… logrando cambiar todas las respuestas, poniendo patas arriba cada pregunta, para luego por fin encontrar y comprender, aprender a observar y a dibujar.

Por desgracia no abundan los buenos maestros, los profesores entusiastas de su profesión, los buenos arquitectos que enseñan arquitectura, que provocan esa sensación agridulce de no saber nada y querer saberlo todo.

Hoy, esta entrada, va dedicada a esos buenos profesores, concretamente a esos cuatro profesores que siguen presentes cada día en mi alma y en mis dibujos. Si alguna vez topan con este pequeño papel garabateado… Gracias, gracias por permitirme acercarme a vuestro maravilloso mundo.

Dennis Oppenheim fue uno de los precursores del arte conceptual. Entre las acciones artísticas que llevó a cabo, Transfer Drawings se desarrolló con una serie de experimentos que protagonizó en su mayoría con su hijo Erik. Uno de ellos, consistía en arrastrar un rotulador sobre la espalda de su hijo mientras este trataba de reproducir el mismo movimiento sobre un muro. En otra ocasión, era Erik quien trazaba sobre la espalda de su padre y este sobre el muro. En otra versión, ambos trazaban al mismo tiempo sobre la espalda del otro. Se trataba de una historia de respuestas energéticas y estímulos sensoriales.

Como en aquella clase de viernes aprendimos, en definitiva, reflexiones en torno al hilo que une la enseñanza y el aprendizaje, y como se nutren la una de la otra.

Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Retazos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Transfer Drawings

  1. alfonso jsc dijo:

    Es muy emotivo tu comentario. Desprende mucha sensibilidad por parte de su autora. Felicidades y que consigas lo que quieres…

  2. elegongra dijo:

    Me uno a esta entrada con la que me siento tan identificada y al sentimiento de gratitud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s