Podría estar desplegándose o enroscándose

Hoy me parece un buen día para hablar de la Spiral Jetty, pero esta vez no lo haré a través de mis propias palabras ni tampoco simplificaré su significado. Me parece bonito hacerlo a través de este libro, en el que sientes como viajas hasta el lugar más recóndito del propio autor, para comprender la espiral en otra dimensión.

Robert Smithson caminando sobre Spiral Jetty por Giancarlo Gorgoni

Spiral Jetty fue la construcción de uno de los paisajes inventados de Smithson, su obra más conocida: en ella acumuló bloques de basalto y de barro creando una prolongación de la tierra de 4 metros de anchura y 40 de desarrollo que se extendía en espiral en el agua rojiza de un lago salado de Utah.

La lengua que se adentraba en el agua era como una memoria mítica de aquel lugar. Para los habitantes de la zona la explicación de la extensión de agua salada era que en su origen el lago había estado unido al Pacífico por una corriente subterránea que provocaba remolinos en el centro del embalse. La idea de Smithson conseguía la sublime territorialización de un mito.

Smithson solía decir: “Necesito un mapa que muestre el mundo prehistórico coexistiendo con el mundo del presente”. En la narración fílmica de Spiral Jetty superponía constantemente imágenes prehistóricas (fundamentalmente dinosaurios tomados del interior del Museo de Historia Natural de Nueva York que tanto había visitado en su infancia) a otras que mostraban el proceso de construcción de la espiral. “La historia de la tierra -narraba Smithson sobre el sonido de un tic-tac que aludía al tiempo cronológico- parece a veces como una historia escrita en un libro cuyas páginas están rotas en pequeños pedazos. Muchas de estas páginas y alguno de estos pedazos están perdidos”. Recomponer la historia es “des-sedimentar” los distintos niveles de realidad, como Smithson hacía en su plano del Hotel Palenque, el arqueólogo sobre su mesa. Como en la cita de Beckett, Smithson sincronizaba en su obra presente y prehistoria, identificando el futuro con nuestro pasado, invirtiendo la cadena del tiempo.

El artista aceptaba la explicación del origen del universo como una acción de evolución de una espiral nebulosa de estrellas, asumía la teoría de que el tiempo cósmico está marcado por un proceso de expansión y otro de recesión, de ahí que identificara el futuro más lejano con el pasado más remoto, la forma ambigua de la espiral podría estar desplegándose o enroscándose: “Siguiendo los pasos de Spiral Jetty retornamos a nuestros orígenes”. En las fotografias que lo muestran recorriendo su espiral aparece reflexivo, imaginando que al caminar sobre las aguas lo hiciera a su vez por la historia universal del tiempo.

[…]

Sueños y polvo, Cuentos de tiempo sobre arte y arquitectura, Ángel Martínez García-Posada

Nota de una aprendiz de arquitectura:

Para mi este libro es un tesoro. Cada vez que lo leo, descubro un nuevo sentido a su lectura. Además de arquitecto y escritor, Ángel Martínez es un gran profesor, de esos que nos ENSEÑAN en mayúsculas y nos invitan a formar parte de su maravilloso mundo, un mundo en el que se ama y se comparte arquitectura.

Esta entrada fue publicada en Límites, Libros, Retazos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s